Multigestión

Protéjase de la Inflacción

domingo, 1 de septiembre de 2013

Como lograr que te haga caso SIN GRITOS

Si tienes un cachorro en tu casa y no estás seguro si debes o no gritarle para que deje de hacer algo indebido o para que deje de ladrar, entonces este correo te será MUY ÚTIL.

En primer lugar, debes saber que los gritos no resolverán ningún problema, no harán que tu perro deje de hacer lo que está haciendo ni producirán ningún tipo de refuerzo positivo.

Sí, es probable que por un momento tu perro deje de hacer una determinada actividad luego de un grito, pero él volverá a la conducta anterior que te estaba molestando en un principio.

 ¿Por qué? 

Porque gritarle a tu perro no soluciona nada, los gritos sólo proporcionan una solución temporal.

La mayoría de los cachorros ven a sus dueños como si éstos fueran otros perros. Por lo tanto, cuando le gritas a tu cachorro, sólo estás haciendo que éste se emocione aún más en una determinada situación. 

También puedes provocar que tu perro cree una relación negativa entre el grito y sus sentimientos. 

Pronto tu perro empezará a relacionar el grito con la idea de que no es querido, y no se dará cuenta de que en realidad está rompiendo una regla que estás tratando de establecer.

No todas las órdenes con voz fuerte son malas

Aun cuando los gritos no son recomendables, no hay duda de que a veces es necesario que endurezcas el tono de tu voz y que cambies la forma en que le transmites las órdenes a tu cachorro. 

Hay tres formas generales de comunicación relacionadas con la manera en que le hablas a tu perro:

1.                         Tono de voz tranquilo. Debes usar un tono de voz tranquilo cada vez que quieras elogiar a tu perro. Cuando te comuniques de esta manera, debes tratar de relajar y tranquilizar a tu perro en lugar de emocionarlo. Cuando le hables a tu cachorro en un tono de voz tranquilo lo harás sentir seguro y orgulloso y sentirá que estás contento con él.

2.                         El segundo tono de voz es más directo. Un tono directo sería el mismo que usas para darle órdenes a tu cachorro cuando quieres llamar su atención. Debe ser corto, firme y autoritario.

3.          El tercer tono de voz que puedes usar con tu perro es un tono más disciplinario. Sin embargo, debes aprender a establecer una línea entre un tono disciplinario y un tono de grito. Recuerda, no necesitas gritarle a tu perro, pero hay ocasiones en que debes elevar tu tono de voz para hacer que se aleje de algo rápidamente o para hacer que deje de hacer algo, pero no es necesario espantarlo a los gritos. En lo personal, me gusta usar frases cortas tales como "ABAJO THOR" o "NO THOR".

Usa estos tres tonos de voz y no tendrás necesidad de gritarle a tu querida mascota.