Multigestión

Protéjase de la Inflacción

miércoles, 11 de septiembre de 2013

5 Consejos para Ejercitar a tu Perro

Los perros necesitan ejercicio. No sólo lo quieren, sino que lo necesitan. Algunas razas en particular son criadas de una manera que garantiza que tengan suficiente energía para tirar de un trineo, reunir las ovejas o rastrear durante horas.

Si los sientas en una lujosa cama en tu salón día tras día, puedes apostar que se pondrán ansiosos, sobreexcitados, y tal vez con sobrepeso hasta el punto de lo insalubre.

Tienes que ejercitar a tu perro, y tienes que hacerlo con regularidad.

Así pues, para ayudarte con lo que parece la tarea imposible de sacar a tu perro, aquí tienes cinco consejos que los expertos aseguran que reduce el exceso de energía y hace tu vida un poco menos estresada.

1.    Cuánto Ejercicio - La cantidad de ejercicio que le des a tu perro dependerá mucho de su raza y sus gustos. Algunos perros, a pesar de su raza, no necesitan demasiado.

Otros nunca parecen desgastarse. También debes tener en cuenta el calor que hace fuera y cómo de cansado estás.  Si hace 32 grados en el exterior, tu perro no va a querer echar a correr...ni tampoco tú.

2.    Ampliar - Si decides que tu perro necesita más de dos millas al día de paseo para tenerlo feliz y en forma, no lo hagas todo a la vez. Tanto tú como tu perro necesitan tiempo para ajustarse a la rutina del paseo.

Incluye 10 minutos cada vez que vayas de paseo, hasta que alcances la distancia que habías decidido, así ambos estarán más preparados.

3.    Escogiendo el ejercicio correcto - Cada raza necesita un ejercicio diferente. Los perros pequeños como los chihuahuas sólo necesitan un paseo al día. Otros perros pequeños, como los terrier, necesitan mucho ejercicio, además de un tiempo de juego para estimular sus mentes.

Hound y retriever  necesitan largos paseos durante toda su vida.

Los perros de trabajo, como tiradores de trineo o pastores, necesitan trabajar. Hazles correr o ponles bolsas con peso en la espalda para ayudarlos a seguir moviéndose.

4.    Jugar - Un perro puede hacer ejercicio en la casa, también, con simples juegos. Luchar con tu perro es una buena manera de desgastaros a ambos, pero no te lo recomiendo mientras no esté bien entrenado. Eso también le enseñará al animal límites en el juego con humanos.

Asegúrate de entrenarlo con las apropiadas palabras para asegurarte de que no hace daño a nadie. Otros juegos que pueden gustarles pueden ser esconder y traer, buscar, coger y tirar.

5.    Carreras y excursiones - Si te gusta correr o hacer excursiones, asegúrate de que tu perro está preparado para estos ejercicios. Algunas razas pequeñas pueden sobrecalentarse muy pronto, hasta el límite de la enfermedad o incluso la muerte (como perros falderos o muy pequeños).

Adicionalmente, asegúrate de proteger a tu perro contra garrapatas, gusanos o pulgas antes de llevarlo a los bosques.  No les hará ningún bien ejercitarse sólo para traer una enfermedad a casa. Un perro bien ejercitado siempre se comportará mejor que uno sobre excitado, alterado, con mucha energía disponible. Es además
una buena manera de saber fácilmente si tu perro tiene otros problemas de comportamiento que pueden ser confundidos con la sobre excitación.

Lo mejor de todo, estos ejercicios te permitirán disfrutar de tu perro de muchas más maneras, divirtiéndose y jugando juegos que les hará acercarse el uno al otro. No puedes solidificar una relación, nada ayudará más a un perro y su amo que unas horas cansándose el uno al otro ahí fuera.


Espero que te hayan gustado estos consejos.