Multigestión

Protéjase de la Inflacción

miércoles, 16 de octubre de 2013

¿Cómo me doy cuenta si el perro está ansioso?

         Si se observa con atención el comportamiento del o los perros que interactúan con las personas, se notará que ellos tienen ciertos signos o pautas de comportamiento para comunicarse con el ser humano. Algunos especialistas en comportamiento animal sostienen que estos signos significan una forma de relajar o calmar a potenciales agresores.

         El "idioma" canino se puede interpretar con las expresiones faciales, orejas, cola, movimiento del cuerpo y sonidos emitidos. Si se observa a un grupo de perros que conviven, cuando juegan entre ellos y en el caso que ese juego se transforme en una pelea, en estos casos, existen una series de signos y movimientos que impiden que esa actitud que comenzó con un juego los lleve a una agresión seria, se cree que es una forma de mantener el equilibrio y buena convivencia en una manada.

         En ciertas situaciones de tensión, como puede ser una clase de adiestramiento o una visita al veterinario, se notará que el animal bosteza, se lame u olfatea el piso con rapidez y con intensa frecuencia, se pueden utilizar estos signos como un indicativo de ansiedad y calmarlo con palabras y caricias.

       Si el perro se encuentra con congéneres poco familiares o personas desconocidas en un lugar público, el animal despliega una serie de movimientos que indican "tranquilos, no vengo a pelear". Algunas señales típicas son: 

Olfatear la tierra: Se piensa que éste es un signo de un perro temeroso, para calmar a otra criatura humana o animal que puede asustarlo.

Volviendo la cabeza, mirando hacia el costado, pero solo por un momento. 

       El perro puede hacer esto incluso cuando un niño corre a darle un abrazo. A veces esto sucede tan rápido que no se puede evitar.

         Se puede interpretar estos signos para saludar a un perro desconocido que puede ser temeroso viendo al animal de lejos.

         Hay que recordar que nunca hay que permitirle a un niño que se acerque a un perro que lo mira fijamente, esto indica que puede haber agresión por parte del perro, nunca hay que dejar a los niños a acercarse a perros desconocidos sin vigilancia adulta.

Lamiendo su propia nariz: En forma rápida o lenta, también se cree que éste es un signo para calmar a los extraños, algo interesante es que los perros de pelaje negro utilizan este signo más a menudo que otros perros, quizás sea porque sus rasgos son más difíciles de ver y la lengua rosada se destaca de su pelaje.

Lamiendo su cara o la cara de otro perro, aunque un saludo canino típico, puede también ser un signo tranquilizante.

El bostezo: Éste es un signo de tensión común. Sucede a menudo en perros en entrenamiento de obediencia y cuando ellos notan que se espera mucho de ellos, o cuando van al veterinario sus dueños están disciplinándolos.

         Si se posee un perro adulto, se pueden interpretar estos signos para tranquilizarlo. Los perros más viejos son mucho más sensibles al idioma del cuerpo de su dueño (por eso ellos, a veces, ¡parece que pueden leer a nuestras mentes!).