Multigestión

Protéjase de la Inflacción

domingo, 6 de octubre de 2013

HABITO DE INGESTION DE MATERIA FECAL: COPROFAGIA

¿Por qué mi perro come caca?

Generalidades
Síntomas y signos.
Etiología.
Diagnóstico.
Tratamiento.
Pronóstico.

Generalidades:

         La coprofagia implica la ingestión de heces, esto puede ocurrir con las propias, de otros perros y/o de otras especies (gatos).

         Naturalmente, el perro no encuentra contrariedad en el sabor de las heces, ni oposición natural a esta conducta que el hombre toma como antinatural, pues la coprofagia es considerada como un comportamiento natural en el perro, es importante saber que el contenido de la materia fecal no es todo residuo en ella encontramos (y su perro también) una importante cantidad de nutrientes remanentes de la fermentación del intestino grueso, ricos en enzimas y elementos semi-digeridos que aprovecha el perro y complementan la alimentación del mismo.

Síntomas y signos:

         Hasta acá todo era bárbaro (le servía!) PERO ES IMPORTANTE saber que la ingestión de materia fecal cursa con síntomas característicos primarios y secundarios a esta extraña obsesión:

* Halitosis (aliento fétido característico)
* Poliuria (orina abundante)
* Polidipsia (sed en exceso)
* Materia fecal poco formada, blanda con esteatorrea (presencia de grasa) y maloliente.
* Los afectados son muy flacos, aunque voraces y no engordan.
* Gastroenteritis (la inflamación del estómago y el intestino).

Etiología:

         La coprofagia no es mala educación ni es enfermedad en si misma ya que es un mal hábito cuyo origen puede ser de múltiple etiología (causas):

* Nutricionales: La falta de nutrientes y micronutrientes esenciales -vitaminas y/o minerales- induce al perro hacia la coprófaga por deficiencias nutritivas.

* Médicas: trastornos digestivos de asimilación: insuficiencia pancreática exocrina (es la causa médica más frecuente en Ovejero Alemán) y en menor medida secundaria a hiperadrenocorticismo, administración de corticoides exógenos, síndrome de mal absorción intestinal, parasitismo intestinal (coccidiosis), diabetes mellitus, hipertiroidismo, etc. 

*Comportamentales: cachorros (pica), adultos: stress, aburrimiento, soledad, síndrome de privación de su libertad y en la depresión por abandono.

Diagnóstico:

Como hemos visto para determinar cual es la causa exacta de cada paciente el Médico Veterinario deberá realizar un diagnóstico diferencial.

         Con la ayuda de métodos complementarios, en general es un coprológico que es un estudio de la materia fecal del canino para detectar cualitativa y cuantitativamente las trazas de grasas e hidratos de carbono, así como un eventual parasitismo (en ese caso es un coproparasitológico).

         También se podrá pedir un análisis de laboratorio alternativo para diagnosticar enfermedades primarias que estén relacionadas con la coprofagia.

Tratamiento:

El veterinario evaluará cada caso en particular y su causa subyacente:

* Comportamental: Mejorar las condiciones de vida en cuanto a la higiene del lugar, espacio, ejercicio y distracciones que puede ser otro perro joven y juguetón, una vez mejorado su ambiente de vida, puede intentarse:

* Eliminación rápida de sus heces, antes que el animal tenga acceso a ellas, administrar un premio alimenticio justo al defecar para incitar a que el animal espere dicha recompensa antes de comerse sus heces, colocar alguna sustancia aversiva sobre la materia fecal haciéndola desagradable al gusto (pimienta u otras sustancias picantes) 

* Nutricionales: complementar con vitaminas y minerales, aunque no se corrige la patología original.

* Médicas: Cuando es un problema de insuficiencia pancreática exocrina se podrá intentar con un preparado enzimático que cubre la carencia de enzimas digestivas que padecen estos cánidos, los preparados constan de Glutamato sódico, Pancreatina, Tripsina, Quimiotripsina y excipiente, en general la mayoría se espolvorean en las comidas.

Pronóstico:


Según la causa, en general se puede llegar a corregir y revertir el cuadro.