Multigestión

Protéjase de la Inflacción

miércoles, 14 de mayo de 2014

¿Por qué los perros temen a los petardos?


         Los fuegos artificiales y la pirotecnia son sinónimo de Año Nuevo y de Fiestas.

         El estruendo de los petardos y el color de los fuegos de artificio forman parte de la tradición de las celebraciones y son miles las personas que los utilizan en pueblos y ciudades.

         Y también son miles las víctimas de semejante festiva herencia cultural, pues no sólo son los adultos y niños los quemados que llegan a los hospitales, todos sabemos que hay víctimas mucho más desprotegidas y silenciosas: nuestras pobres mascotas!!!!! Que sin entender que ocurre, sin poder elegir y sin siquiera disfrutar los espectáculos pirotécnicos son sujetas a: 

·         Quemaduras.
·         Lesiones auditivas.
·         Ataques de Pánico 

- Ataques de pánico:

         Por paradójico que parezca, los ataques de pánico (panic attack) son resultado del miedo. Su perro no entiende que pasa eso genera un grado muy alto de ansiedad y angustia que se manifiestan con un aumento en la frecuencia cardiaca, jadeo, salivación, temblores, sacudidas, sensación de atragantarse, náuseas o molestias abdominales.

    Estas alteraciones provocan en la conducta animal intentos de escapar descontroladamente, incentivado por el estado de pánico, durando varios minutos y en los casos severos se extienden por varias horas. 

- Quemaduras:

         La gravedad de las lesiones no dependen del producto que actúa (la pólvora, el calor o el fuego) sino de la intensidad de la explosión o del tiempo de contacto con el fuego, en general los animales domésticos sufren quemaduras al estar cerca de los artículos explosivos durante su detonación, estos desprenden trozos encendidos y caen sobre el cuerpo provocando quemaduras en la piel del animal, también suelen caer en los ojos provocando quemaduras y ceguera (estrellitas). 

- Lesiones auditivas:


         Los petardos alcanzan hasta 190 decibeles (una sirena registra 120) bastante más de los 85 decibeles que el oído de los perros puede soportar pues son muy sensibles a la exposición o ruidos tóxicos, estos ruidos matan células sensoriales que se encuentran en los oído, células que no se regeneran, dejando severas discapacidades auditivas en las sucesivas exposiciones anuales.