Multigestión

Protéjase de la Inflacción

viernes, 8 de noviembre de 2013

¿Por qué a los perros les gusta tener una cucha?

         La domesticación del perro es un evento bastante reciente en la historia de los cánidos en la tierra. Aunque los cánidos salvajes han estado hace millones de años, hace solamente unos poco miles que son domésticos y conviven con el hombre, por esa razón todavía conservan algunas costumbres "salvajes" y una de ellas es el instinto de permanecer en algún momento del día en un lugar de aislamiento que puede ser su "cucha" u otro lugar de la casa donde se siente protegido. 

         Los caninos tienen un instinto definido para estar "protegidos" en un cubil o debajo de algo, si no tienen uno disponible harán uno propio, es común ver a los perros bajo algún mueble como mesa, escritorio, cama, auto, etc. Una de las razones que los perros hacen pozos es que quiere hacer una madriguera o refugio al cual siente como "su lugar propio".

         Muchas personas detestan la idea de "enjaular" a su animal, justificando que es cruel y se le está quitando libertad, esto no es cierto, cuando un animal es educado con el método de la jaula, el mismo buscará con frecuencia entrar en la misma cuando está cansado o quiere permanecer solo, aislado y que nadie lo moleste, generalmente él recibe su comida cerca de la jaula, en ella tiene un buen acolchado y sus juguetes preferidos. ¿Qué perro no querría quedarse en un lugar con tantos lujos? Muchas personas dejan una jaula disponible para su perro para que él tenga su propio lugar para ir, la puerta siempre está abierta y el animal viene y va cuando él quiere. Para él no es una jaula de encierro, sino su cubil o "cucha" donde él se siente seguro y protegido. 

         Otras ventajas de la jaula: 

         Seguridad para el perro y la casa: Teniendo al cachorro en una jaula se puede proteger la casa de la destrucción de zapatos, diarios, revistas, cortinas, y un largo etc., relacionada con la ansiedad por separación mientras se está lejos o no se lo controla. Sí el cachorro está habituado a que lo coloquen en la jaula, se sentirá cómodo en ella y sí se hace 15 o 20 minutos antes de salir, ignorándolo, él no notará la ausencia de sus tutores y es una muy buena educación para evitar la ansiedad por separación y los inconvenientes destructivos que trae este problema en el comportamiento del animal. También evita que el cachorro mastique cables eléctricos poniendo en peligro su vida o que ingiera cuerpos extraños que producen desórdenes u obstrucciones (a veces grave) en el aparato digestivo. 

         En un viaje, llevarlo en una canasta o jaula se protege al animal de cualquier accidente y al chofer del automóvil, ya que si va suelto puede introducirse entre los pies del conductor entorpeciendo su manejo y provocar un accidente, o también en una frenada brusca puede lastimarse al no ir contenido. 

         Si se elige una jaula para tener al perro en momentos determinados, se le estará haciendo un favor al perro ya que le damos su propia "cucha".